Verna Fields, montaje en la sombra

verna fields

 

Cuando una película es un éxito todo el mundo exalta el talento del director o la habilidad de los actores y actrices. Si el film pasa a la historia, serán ellos los recordados y algunos incluso se convertirán en auténticos iconos, pero una película es siempre una obra de arte colectiva. Contar una historia en cine implica el trabajo de un gran número de personas en diferentes tareas, todas ellas necesarias para el éxito de la misma.

Es cierto que la figura del director concentra la mayor parte de toma de decisiones y resulta un elemento clave, así como los actores serán los que pongan cara a esa historia, pero hay algunos cargos que a menudo son totalmente desconocidos para el gran público y que también resultan claves en la producción de una película. Uno de ellos es el de montador, la persona que se encargara de dar forma a todo el material registrado con tal de contar la historia de la mejor manera posible. No son pocas las películas que deben su éxito a un excelente montaje, y son muy pocos los montadores con reconocimiento, más allá del sector.

Desde los inicios de la industria de Hollywood el trabajo de montaje se había delegado en mujeres, se consideraba una tarea más propia de la costura y sin demasiado prestigio. Algo puramente mecánico. Si la industria ya no daba luz a esta profesión, sumado a una sociedad machista, esto significaba la invisibilidad total de estas mujeres y su trabajo.

Hoy queremos hablaros de un nombre concreto, el de Verna Fields. Una de las primeras mujeres que se abrió paso y logró el reconocimiento merecido.

Verna Fields nació en Missouri, aunque curso sus estudios en Hollywood ya que su padre era guionista allí. Sus primeros trabajos fueron como editora de sonido, entre ellos destacan sus colaboraciones con el director Fritz Lang. Pese a su prometedora carrera Verna dejó de trabajar al contraer matrimonio con Sam Fields, también editor, con el que tuvo dos hijos.

verna fields

Sam Fields murió en 1954, así que Verna decidió volver a la industria. En ese caso en televisión y todavía como editora de sonido. Como decíamos, ser mujer en una industria (y sociedad) dirigida por hombres no es fácil, prueba de ello es que Verna Fields instaló un estudió en el sótano de su casa para poder trabajar de noche y así de día poder cuidar de sus hijos.

Es durante los 60 que empieza a despuntar su carrera. En 1962 recibe el premio Motion Picture Sound Editors por la película El Cid de Anthony Mann. Durante esos años trabaja con Peter Bogdanovic en obras como “What’s Up Doc?”, así como en proyectos de cine experimental.

Su primera nominación al Oscar llego de la mano de American Graffiti, en la que resultó clave el montaje, una película en la que trabajo codo con codo con la montadora Marcia Griffin autora de entre otros del montaje de Star Wars.

Pero es durante los 70 donde Verna Fields realizaría el que seguramente es su mejor trabajo, y sin duda uno de los mejores montajes de la historia del cine: Tiburón, de Steve Spielberg.

Después de más de 40 años, el montaje de Tiburón sigue siendo estudiado en todas las academias. Verna se encontró con un director desalentado con el resultado final del rodaje, el tiburón robótico resultaba más entrañable que terrorífico. Verna Fields lo convirtió en la pesadilla de los bañistas sin prácticamente hacer que no aparezca en escena. La tensión se produce los segundos antes del ataque y su incertidumbre, no la sangre, los dientes y la violencia explicita. Os dejamos esta magistral escena donde la montadora juega con maestría con la atención del protagonista (y el espectador) hasta el último segundo.

Verna Fields murió en 1981, pero ya con el reconocimiento de toda la industria, de hecho, el mayor premio que pude recibir hoy en día el montaje de sonido de un film (después del Oscar) se trata del Verna Fields Award. Su figura resulta clave para entender no solo la profesión de montador, sino de todas las mujeres de la industria de Hollywood que durante años trabajaron en la sombra pese a que su trabajo resultaba ser determinante en el éxito de las películas.

 

Posted by Guillem Pastor – Community Manager en “los veintiocho films”

Espero que haya resultado útil esta información, puedes leer más artículos en nuestro blog

Artículos relacionados:

Deja un comentario