Mariano Cohn y Gastón Duprat. El Ciudadano Ilustre.

fuente-la-revista-peninsular-merida

Hoy en desde la butaca os queremos hablar del mundo de los directores Mariano Cohn & Gastón Duprat y de “ El Ciudadano ilustre “, la última película de dicho tándem. En este film como ya hicieron en la maravillosa “el Hombre de al lado” hacen un muy interesante retrato del ser humano, es difícil no reconocer en los personajes de estos directores algún rasgo cercano de nuestro entorno o de nosotros mismos.

Creo que es la cercanía de esos comportamientos humanos hacia el público y por otro lado el desprender el resultado de moralejas y moralinas, dónde radica el éxito de sus films.

Para acercaros un poco a su universo os dejo un cortometraje que me parece muy interesante que veáis.

Como su título deja entrever “El hombre de al lado”, su primer gran éxito, tiene algunas similitudes con el cortometraje que acabáis de ver. Fue un film que triunfó en múltiples festivales como “Sundance”, dónde fue premiada la fotografía obra de los propios realizadores, arrasó en los Premios Sur del 2010 (los Óscar de Argentina), con 6 premios incluyendo el de mejor película y estuvo nominada en los premios Goya al mejor film extranjero.

Aquí os dejo el tráiler para que os pique el gusanillo.

Para acabar os quiero invitar a ver su último film “El ciudadano ilustre”. Una buena película. Empieza con una premisa muy potente. Daniel Mantovani escritor argentino se encuentra en la ceremonia de los premios Nobel en Suecia, le entregan el Nobel de literatura. En su discurso explica que entiende ese premio como la antesala al final de su carrera, habla de qué un artista tiene que mover conciencias y sacudir lo establecido, la presencia de los reyes de Suecia, políticos y los catedráticos de turno le parece más propia de un funeral creativo que de algo positivo, relata Mantovani.

Nuestro personaje vive en Barcelona, se encuentra en la cúspide de su carrera profesional, aunque desde que recibió el premio Nobel sufre una sequía creativa importante.

Un buen día recibe una carta del alcalde de su pueblo natal “Salas”. El flamante premio Nobel dejó Salas hace ya cuarenta años y jamás pudo volver. Su pueblo sirvió de inspiración para toda su obra literaria, según palabras del protagonista: “Todos los personajes de mis novelas salieron de Salas y por alguna extraña razón yo nunca pude volver”.

En la carta el alcalde del pueblo invita al escritor para hacerle entrega de la distinción de ciudadano ilustre de Salas. Al principio no le hace caso, pero después de unos días decide reventar su apretada agenda e ir al pueblo para reencontrarse con su pasado, es un viaje a los orígenes de su mundo literario y de su propia existencia.

La primera parte de la visita ahonda en las similitudes que le acercan al pueblo y sus gentes. La segunda en cambio muestra dos maneras irreconciliables de entender el mundo, unas diferencias de dos mundos que se buscan, se necesitan y se repelen completamente de una forma definitiva.

El film ahonda en múltiples temas como el miedo a lo desconocido, el proceso creativo, reflexiona sobre el arte, sobre las costumbres, habla de qué es realmente el éxito en la vida, como afecta el pasado a las personas, habla del progreso y en definitiva, como siempre en el mundo de estos dos interesantísimos directores, del comportamiento humano.

Nos encontramos ante un film que reflexiona por sí mismo, que tiene entidad propia, que no se posiciona en ningún momento y que hace pensar más allá de la pantalla.

Un film dónde no hay bueno ni malos, solo seres humanos.

Le deseamos lo mejor a este film que ya ha sido premiado en Venecia, con una mención especial del jurado y un galardón a Oscar Martínez como mejor actor. El 14 de Enero sabremos si representa a Argentina en los Óscar de Hollywood.

Os aconsejamos fervientemente el visionado de esta cinta. Puedes leer más artículos en nuestro blog.

Posted by Rober Ors – Director creativo/filmmaker de “los veintiocho films”

Deja un comentario