Mi amigo Kubrick . Detrás de un gran hombre siempre hay…

ShareShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn10Email this to someone

stanley-kubrick-asistente-director-cine-30-anos-1465308402

Emilio d’Alessandro fue el chofer, asistente personal y amigo del genial director Stanley Kubrick durante casi 30 años. Desde “La Naranja Mecánica” hasta poco antes de finalizar “Eyes wide shut”.

Fotgrama del film

Fotograma del film Eyes wide shut

Emilio d’Alessandro es natural de Cassino, Italia. Dejó su ciudad natal en 1960 cuando tenía 18 años, decidió probar suerte y se trasladó a Londres. Fue de un trabajo a otro, por el camino conoció a Janette, se casaron y poco después vinieron Marisa y Jon, sus dos hijos.

Su puntualidad y atención a los detalles lo llevaron a conseguir un puesto de trabajo en un concesionario cerca del circuito de F1 de Brands Hatch. Un día, por pura casualidad, se sentó al volante de uno de los bólidos y sorprendió a todo el mundo; fue el más rápido.

El director del circuito quiso a Emilio en su equipo. Lo fichó y se convirtió así en piloto de carreras. Lógicamente en aquella época eso no le daba para vivir, una cosa tenía clara, quería conducir. Consiguió un trabajo como taxista.

Una noche de 1970 nevó fuertemente sobre Londres, Emilio era el único conductor de la flota en atreverse a realizar un servicio. No sabía que ese servicio cambiaría su vida para siempre. Preguntó a qué persona debía recoger y dónde. Le comentaron desde la central que no era una persona, debía entregar un objeto, su sorpresa fue mayúscula el ver de que se trataba.

Fotograma de "Clockwork Orange"

Fotograma de “Clockwork Orange”

Alguien en el estudio se dió cuenta de la puntualidad y el valor que tenía Emilio, esa persona no era otra que Stanley Kubrick, director americano que al igual que Emilio se mudó permanentemente a Inglaterra con su familia.

Stanley Kubrick recibió amenazas de muerte a raíz del estreno de  “La Naranja Mecánica”. Por ese motivo, se retiró definitivamente de la vida pública y se rodeó de gente de confianza, de ahí que fueran tan importantes sus relaciones con sus colaboradores. Eso lo convirtiría en una de las figuras del mundo del arte más reservadas y enigmáticas de la segunda mitad del s.XX

Recomendamos el interesante film “S is for Stanley” o como aquí se titula, “Mi amigo Kubrick”. Documental sobre la figura de Emilio D’Alessandro, un personaje anónimo en la historia del cine que nos acerca de una forma diferente al genial director.

A través de una entrevista a Emilio, el cuál va narrando anécdotas de esos años, se muestran imágenes de notas escritas que el propio Stanley entregaba a D’Alessandro con los quehaceres diarios. Mediante esta relación epistolar el espectador va tejiendo la que debería ser la vida en sus producciones y en su cotidianidad. Emilio d’Alessandro pasó a ser una figura capital en el día a día de Stanley Kubrick.

Muy interesante documental, bien filmado y conducido. En algún momento puede resultar plana y repetitiva la realización, sobre todo en la segunda mitad de la cinta. Y quizás  la  aparición del realizador del documental hacia al final de la película, le reste a la pieza la melomanía que por lo general respira el conjunto.

De todos modos, es un trabajo más que loable y sin duda hay que agradecer este nuevo acercamiento a uno de los iconos cinematográficos de la historia del cine, porque detrás de una gran hombre… está Emilio D’Alessandro.

Desde los Veintiocho films recomendamos fervientemente el visionado de esta película..

Puedes leer más artículos en nuestro blog.

Posted by Rober Ors – Director creativo/filmmaker de “los veintiocho films”

 

 

 

 

 

 

ShareShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn10Email this to someone

Deja un comentario